Origin PET Origin Jul 05, 2022

Recicladores de base: actores clave para el cambio

La labor de un reciclador de base va más allá de contribuir a la limpieza de las ciudades, ya que son uno de los principales responsables del avance de la economía circular y del cuidado del medio ambiente.
En Ecuador, son alrededor de 50.000 personas que se dedican al reciclaje y viven de él. Unos pertenecen a organizaciones y proyectos que respaldan su labor, pero muchos de ellos no. La gran mayoría vive con menos de 120 dólares mensuales, con los que deben sostener a sus familias. Además, lamentablemente carecen de un reconocimiento formal que conlleve a recibir los beneficios de cualquier trabajador, como un seguro social. A pesar de esto, cada día continúan recorriendo las calles y los contenedores de “basura” recuperando el material que miles de ciudadanos desechan.
Sin embargo, poco a poco los gobiernos adquieren conciencia de la importancia de su trabajo para la sociedad y el planeta y buscan reconocerlos como lo que son: actores claves para el cambio y para convertir a las ciudades en espacios más responsables con los recursos naturales.
¿En qué consiste su labor y cuál es su impacto en la economía y en el medio ambiente? Te lo explicamos a continuación:

¿Quiénes son y cómo realizan su trabajo?
Los recicladores de base son trabajadores que pertenecen a la cadena de valor del reciclaje y la economía circular. Su trabajo consiste en la recuperación y venta de materiales que son considerados como desechos y cuyo destino son los contenedores de basura. Los recicladores de base recuperan principalmente plástico, vidrio, fundas, cartones y chatarra, ya que son materiales aptos para ser aprovechados en la fabricación de otros.
Los recicladores de base son capaces de gestionar correctamente los residuos y prepararlos para darles una segunda vida, ya que, al momento de recogerlos, los separan, los limpian y los destinan a centros de acopio o proveedores de empresas que se dedican a transformar estos materiales, como nuestra planta de fabricación Enkador, que trabaja con una red de más de 5.600 recicladores y recepta diariamente más de 500.000 botellas PET. Lastimosamente, los recicladores de base no están insertados en el mercado laboral ni su gestión ha sido formalizada y reconocida como una profesión oficial. Su trabajo es impredecible y lo que ganan diariamente también lo es. Un reciclador puede empezar su jornada en horas de la madrugada o apenas amanece y alargarse hasta el anochecer, ya que su objetivo es encontrar la mayor cantidad posible de materiales para venderlos y garantizar su ganancia del día.
Su rutina es recorrer e ingresar a cada contenedor de su zona, escoger y separar lo que pueden aprovechar, guardarlo y cargarlo hasta un centro de acopio. Se calcula que, en promedio, los recicladores cargan una tonelada de basura en sus hombros por mes. En este proceso, son ellos mismos quienes tienen que proveerse de insumos que faciliten su labor, como guantes, gorras, motos, triciclos, costales, etc. De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), los casi dos millones de recicladores que hay en Latinoamérica aportan más del 50% del material que se recupera. Con todo este proceso, estos actores logran lo que muchos actores de los gobiernos están buscando: que la economía circular realmente se ponga en práctica, reinsertando los desechos nuevamente a la producción, reduciendo la necesidad de producir nuevas materias, y con esto, aportando a que se reduzca la explotación petrolera y las emisiones de CO2 en el ambiente.

El aporte de Origin a los recicladores
Como Origin, volteamos la mirada a este grupo indispensable para la sociedad, y trabajamos de la mano de ellos para continuar impulsando el reciclaje, garantizamos un pago justo del material recolectado, y fomentamos su productividad y competitividad de para impulsar la formalización de su oficio.